Un casco puede salvar tu vida

Todo ha ido de “maravilla” hasta que un carro frena y chocas contra él. Tú y tu moto salen disparados en direcciones distintas. Tu cabeza pega contra el pavimento y ves, a lo lejos, un punto negro: tu casco. Está como si nada, pero no puedes decir lo mismo de ti. ¿Es necesario que tengas un accidente para entender que un casco puede salvar tu vida? 

«Es que son muy incómodos», «me suda mucho la cabeza», «no logró ver bien»…no, ¡no hay excusa para no utilizarlos! Varias personas decían lo mismo hasta que sufrieron una experiencia traumante. Tomemos el caso de Enoc Zarceño, quien sufrió un accidente de tránsito en 2016. Luego de una jornada de trabajo como repartidor de comida, se dirigía a su casa. Mientras pasaba por la zona 6, un peatón se le atravesó. Él, por esquivarlo, perdió el control de la moto y cayó al suelo. Como no llevaba casco, su cráneo se llevó la peor parte, pues sufrió graves lesiones y pasó varios días en el intensivo. Por ello, perdió parcialmente varias habilidades físicas.

Otro caso fue el de Juan Luis Jiménez de 22 años. Él explicó cómo sucedió: «Estaba frente al semáforo y cuando arranqué, el bus me cerró el paso y me caí. Desde ese momento, ya no sentí nada hasta después de 16 días». Lo más sorprendente es su certeza de que el casco le salvó la vida. Gracias a él, solo sufrió una fractura en la maño derecha. Ahora, invita a sus colegas motociclistas a no correr y a utilizar el equipo de seguridad adecuado.

Tal vez el casco no te protegerá 100% de un accidente, pero es tu mejor protección. No por nada es el protagonista cuando se habla de seguridad en motocicletas. Existen otros equipos como las chaquetas y los guantes, que también son esenciales, pero llevar o no casco es cuestión de vida o muerte. ¿Sabías qué llevar caso reduce hasta en un 70% el riesgo de sufrir traumas y hemorragias en el cerebro? Sin embargo, recuerda que el casco no previene el accidente, sino tu forma de conducir.

¿Ya te convenciste de la importancia de este? No es un accesorio más, es el que puede salvarte. Debe ser tu mejor amigo, tu fiel acompañante. Por ello, asegúrate de elegir el mejor. Necesitas revisar talla, modelo, materiales, ventilación y visor. Procura escoger el que más se ajuste a tus necesidades. Y, sobre todo, elige alguno que esté certificado como los cascos SMK.

Puede salvar tu vida. Todos estamos propensos a sufrir un accidente, pero no sientas miedo. Simplemente debes tomar las precauciones necesarias para protegerte. Tal vez te pese cargarlo, pero algún día lo agradecerás.